martes, 1 de mayo de 2012

Hikikomori, preparando un relato digital colaborativo

Uno de los trabajos que tenemos que realizar en el Máster es un relato digital colaborativo. Se trata de utilizar las posibilidades que nos ofrece el hipertexto para crear una historia que utilice una narrativa fragmentada y con múltiples líneas argumentativas que se entrecruzan pero que conserven su individualidad.

En mi grupo hemos decidido tratar el tema de los Hikikomori's, jóvenes japoneses que recluyen en su habitación y el único contacto que tienen con el exterior son las diversas pantallas tecnológicas (TV, videoconsolas...) y alguna salida al exterior para comer con sus padres o hacer alguna compra. Tienden a vivir un reloj invertido, vivir por la noche.  No saldrá de su habitación hasta que no sepa lo que quiere hacer fuera

En la cultura Japonesa, los hombres empiezan a sufrir la presión sobre su futuro cuando cursan la secundaria, los Hikikomori se revelan ante esta presión mandando todo al diablo, diciendo que no quieren pertenecer al mundo tal y como está constituido.

Se suele diagnosticar como depresión, transtorno de la personalidad o esquizofenia. Suelen presentarse comportamientos obsesivos-convulsivos, estos transtornos pueden deberse a permanecer encerrados en su habitación y en sus mentes. Se suelen lavar muy a menudo y llevan guantes gruesos para protegerse del polvo, aunque algunos no se lavan en días.

Para los padres puede llegar a ser un deshonor y una verguenza, que da mala reputación a la familia.

Os presento la primera pantalla de nuestro relato.


En el centro un vídeo de Youtube nos remite a una historia de un Hikikomori, en los laterales tres capturas de pantalla de secuencias del vídeo, una de ellas retocada para que cambie el personaje y en el espacio en blanco Somos, hemos puesto los créditos.

A partir de aquí, la historia puede cambiar bastante...o no...  no os avanzo más.

1 comentario:

  1. Me gustó mucho este vídeo.
    Lo vi hace unos años en youtube cuando estaba investigando el tema para un proyecto artístico.
    Decirte que me encantó, representasteis muy bien el dolor de la madre y su frustración.
    Solamente una pequeña corrección si me dejas.
    Este fenómeno no es japones. Hikikomoris por desgracia hay cada vez mas en nuestro país , jóvenes entre 20 y 35 años con las mismas características que los "hikikomoris japoneses". En España con la crisis muchos jóvenes sienten presiones sociales muy similares que la población japonesa y lo que hacen es dejar sus vidas para encerrarse en el ordenador durante años y "vivir" de mejor manera ausentándose de su situación .
    Por desgracia conozco varios casos personalmente.
    Lo dicho me a gustado mucho, pero abrir las mentes que este caso así de explicito, ya existe en España y muchos padres y amantes no saben como solventarlo.
    Fmado. Una mujer que un día amó y convivió con un hikikomori español.

    ResponderEliminar