miércoles, 7 de marzo de 2012

Libro-juegos

Leyendo el texto "Antecedentes: la narrativa digital" y navegando por sus enlaces encuentro el término "libro-juego". Recuerdo entonces los primeros ejemplares de este tipo de libros que aparecieron en casa. He comprobado que todavía andan por aquí y los he hecho una foto.


En este tipo de libros el lector tiene que ir tomando decisiones para completar su aventura. Estas acciones le llevan por distintos caminos haciendo que la lectura acabe antes o depués en el tiempo;
se llegue a una final u otro bien distinto. No todas las lecturas van a llevar al mismo desenlace. No son libros secuenciales, se tratan en realidad de lo que Lèvy llama obras-flujo.

Creo que muy relacionado con esta idea está el término Hiperficción explorativa donde "se permite al lector tomar decisiones sobre su trayecto de lectura" (Wikipedia), y como una cosa te lleva a otra me encuentro leyendo el artículo Narrativa hipermediática: los nuevos contenidos para el cibermundo, donde vuelvo a leer que uno de los precursores de este tipo de narrativa es Julio Cortázar con su Rayuela. En dicho artículo se mencionan los conceptos de multilinealidad, nexos, redes, nodos. Los nodos son los contenedores de contenidos; éstos pueden "ser texto, audio, vídeo o cualquier otro elemento multimedia." (Carolina Franco y José Jesús García).

Susana Pajares, en su artículo Las posibilidades de la narrativa hipertextual, también saca a relucir a Cortázar y su Rayuela al relacionar el hipertexto y la literatura. Susana Pajares defiende que la acción del lector, en este tipo de narración, es la que dará valor a "los distintos fragmentos conectados"; al no haber una secuencia textual no hay un hilo argumental, por ello no puede perderse nada importante que esté determinado, la historia se va construyendo según la decisión del lector.

Mencioné en un párrafo anterior el concepto de multilinealidad; Susana Pajares se refiere a él en su artículo cuando cita a Landow:
"El escritor deberá practicar una especie de escritura en otra dimensión, crear líneas coherentes que el lector pueda descubrir sin cerrar, prematura o arbitrariamente, ninguna posibilidad. Esta escritura en segunda dimensión será la contribución especial del medio electrónico a la historia de la literatura." (Landow en "Las posibilidades de la narrativa hipertextual")
Después de estas lecturas, me queda un poco más claro lo que conlleva la narrativa digital. El lector no debe encontrarse con un texto cerrado en el que le dirijan su acción. La narracción debe estar estructurada de tal modo que el lector tenga poder de elección y pueda obtener distintas lecturas según las decisiones que vaya tomando. Puede de esta manera, obtener distintas experiencias lectoras de una misma fuente narrativa.



NOTA. (He detectado un cierto parecido en el texto sobre "Hiperficción explorativa"  en los artículos leidos de la Wikipedia y el de Narrativa hipermediática: los nuevos contenidos para el cibermundo.
También el texto entrecomillado en esta entrada del blog donde están  Carolina Franco y José Jesús García como autores y el texto de Landow en el artículo de Susana Pajares, en el que aparece entrecomillado indicando su autor; son muy similares.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada